Ismael Bonilla: «Para llegar arriba, un piloto español tiene que demostrar 10 veces más que cualquier otro»

entrevista_ismael_blog_2
19/01/2016

¿Te acuerdas de la entrevista a Ismael Bonilla que publicamos la semana pasada? Seguro que sí y seguro que te quedaste con ganas de más. Si es así, buenas noticias: ¡En este post te traemos la segunda parte! Porque, claro, cuando consigues pillar por banda a una persona tan activa y polifacética, no puedes dejar pasar la oportunidad de charlar laaaaaargo y tendido.

Podríamos decir que a Ismael lo que le corre por las venas es gasolina. Cuando no era más que un renacuajo, ya demostró con el equipo madrileño Huesitos que lo suyo eran las motos. Y eso que solo tenía tamaño para llevar una minimoto. 

Desde entonces no se ha separado del mundo de las dos ruedas, ya sea como piloto, reportero, monitor de pilotaje, ‘manager’ o probador de motos deportivas. Hoy hablamos con él de lo que más nos gusta: de motociclismo.

Comparada con otros países, ¿cómo ves a España en el mundo del motociclismo?

Nos veo varios pasos por delante, pero las diferencias se están acortando respecto a otros países. Aunque nos falta un “gran” fabricante para tenerlo todo, España sigue siendo el país donde hay que correr sí o sí si quieres llegar al mundial. Tenemos muchísima suerte de contar con instalaciones como las que tenemos y de la cultura motociclista de los españoles. Aunque, por desgracia, parece que últimamente solo se la lleve MotoGP. Además, por encima de todo siempre prevalece la afición futbolera, que es algo que me desespera un poco.

Y, por si alguien tiene duda y quiere comprobar la suerte que tienen nuestros pilotos de correr aquí, le invito a buscar en YouTube carreras de motos en países de Sudamérica o incluso en algunos países asiáticos. ¡Da pánico!

¿Cómo ves el futuro de los pilotos en el motociclismo de velocidad?

Sinceramente, en España lo veo muy complicado. Y eso es precisamente porque tenemos aquí a los mejores pilotos del mundo. Hay una fiebre brutal, con cientos de chavales corriendo y formándose desde muy pequeños. Así que, para llegar arriba, un piloto español tiene que demostrar diez veces más que uno de otro país. O eso, o tener mucho dinero. 

EntrevistaIB_2

¿Qué cualidades ves y cuáles echas en falta en esos chavales con tanto potencial que compiten actualmente?

Es una barbaridad lo preparados que están los pilotos jóvenes de ahora a todos los niveles. Tienen un hambre increíble. Pero a veces eso se confunde con obsesión por correr y subir peldaños a toda costa… Precisamente por eso en algunos casos se olvidan del principal objetivo que deben suponer las carreras para los niños: disfrutar.

Echo de menos un poco más de compañerismo sincero, no por intereses. Y echo de más la mucha tontería que han supuesto las redes sociales para muchos pilotos. Que no digo que, bien utilizadas, no sean una herramienta útil de trabajo y promoción, pero de ahí al “postureo” que veo en algunos casos…

¿Y cuáles crees que son las limitaciones con las que se encuentran hoy en día los pilotos a la hora de desarrollarse?

Hay una sola de la que cuelgan todas las demás: el dinero. Por desgracia, el motociclismo es un deporte muy caro y alguien tiene que pagar la fiesta. O bien un ‘sponsor’ o equipo que confíe en un piloto o proyecto; o bien las familias de los pilotos, que es lo que ocurre en la mayoría de los casos.

Según se va subiendo de categoría, los costes aumentan exponencialmente hasta cifras de auténtica locura. Si tienes dinero, no creo yo que haya muchas limitaciones, la verdad. Solo tienes que saber bien cómo invertirlo.

Como expiloto y experto, ¿qué consejo darías a un joven que se quiere dedicar al motociclismo de velocidad de forma profesional?

Le diría que marcarse objetivos ambiciosos está bien y es necesario, pero que también tienen que ser realistas. Que la dedicación, el esfuerzo, el sacrificio y la mentalización son cosas necesarias. También le diría que elija muy bien con quién y dónde se gasta el dinero y que no se autoengañe. Pero, sobre todo, le diría que disfrute del camino. Vivir de ser piloto es realmente difícil y lo que al final quedan son las experiencias.

Leave a Reply